Martes, 01 de julio de 2008

El presente fragmento pertenece al artículo titulado «Nicolás Guillén: de la poesía a la música», publicado en el número 26 de Mundo Educativo y, en otra versión, en el número 3 de El Espejo. En este artículo estudiamos cómo la música ha difundido la poesía de Nicolás Guillén, a través de varios intérpretes. Hemos escogido el fragmento dedicado al músico cubano Bola de Nieve.

1.- Bola de Nieve (Guanabacoa, 1911 – Ciudad de México, 1971).

         Este genial cantante, pianista y compositor cubano se llamaba realmente Ignacio Villa, aunque su apodo de Bola de Nieve se debe a su aspecto físico (en especial a su piel negra). Su estilo, su voz, la forma de gesticular y, en especial, tocar el piano lo hacen un cantante singular con un estilo único, que lo caracteriza como uno de los grandes cantantes de Cuba. Como tal, comenzó en 1933 por un imprevisto en el Teatro Politeama de México, interpretando Vito Manué, un poema que Nicolás Guillén tiene titulado «Tú no sabe inglé» y que pertenece a Motivos de son (1930). Es el primer libro de poesía de nuestro autor, en el que  

 

La adecuación poética de un ritmo folklórico cubano que, a más de ser acabada expresión de la doble raíz étnica y cultural de la isla del Caribe, era una de las formas de música popular más antigua y difundida en el país, atrajo sobre Nicolás Guillén la atención y admiración de los escritores, críticos y lectores de toda la hispanidad (Guillén 1990: 17-18).

 

         No podemos pasar por alto que con esta publicación, Guillén se convirtió en el mayor representante de la denominada «poesía negra», independientemente de lo acertada o desacertada que sea esta etiqueta. Si atendemos a la realidad social de Cuba, una Cuba que «gobierna» EE. UU., observamos que en 1930, pese a que la segregación racial estaba prohibida por la Constitución de 1902, los negros ocupaban los trabajos más humildes y los jefes militares eran blancos; así, los mulatos se equiparaban con la raza blanca, «en tanto que los humildes y los desposeídos quedaban integrados a la raza negra» (Guillén 1990: 19). Pero el tratamiento de temas que afectan a todo el pueblo cubano, lo vuelve un poeta universal. Estos poemas son recreaciones del antiguo ritmo cubano llamado son (Guillén 1990: 61), en los que destaca el ritmo y el uso del estribillo que, al cerrar el poema, lo hace con signos de exclamación. Leamos u oigamos:

 

Con tanto inglé que tú sabía,

Vito Manuel,

con tanto inglé,

no sabe ahora

decir: ye.

 

La americana te busca

y tú le tiene que huir:

tu inglé era detrái guan,

detrái guan y guan tu tri…

 

Vito Manuel, tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé.

 

No te namore más nunca,

Vito Manué,

si no sabe inglé,

¡si no sabe inglé! (1)

                 

Bola de Nieve también cantó el conocido «Canto negro (Yabambó)» y «Quirino», pertenecientes a Sóngoro Cosongo. Poemas mulatos (1931), título que nos habla de la unión de razas, al igual que en el prólogo: «Y las dos razas que en la Isla salen a flor de agua, distantes en lo que se ve, se tienden un garfio submarino, como esos puentes hondos que unen en secreto dos continentes» (Guillén 1990: 75). Los poemas parecen similares a los del libro anterior, pero son poéticamente superiores y presentan motivos que el poeta desarrollará posteriormente. Respecto a «Canto negro», destacan en el poema las jitanjáforas que sirven de soporte rítmico (Guillén 1990: 27), teniendo una función puramente literaria:

 

¡Yambambó, yambambé!

Repica el congo solongo,

repica el negro bien negro;

congo solongo del Songo,

baila yambó sobre un pie.

 

Pero este cantante cubano también interpretó poemas alejados de este estilo del son, como la «Balada», un memorable romance de equilibrada estructura (dos grandes estrofas bien diferenciadas: los soldados y las viudas) que comienza y cierra cada parte con un par de versos a modo de estribillo («Ay, venga, paloma, venga/y cuénteme usted su pena»). En esta composición destaca el uso del lenguaje, del que sobresale el acertado uso del adjetivo y las brillantes imágenes.

 

Pasar he visto a dos hombres

armados y con banderas;

el uno en caballo moro,

el otro en potranca negra.

Dejaran casa y mujer,

partieran a lueñes tierras;

el odio los acompaña,

la muerte en las manos llevan.

 

Este poema se publicó en 1962 y se incluyó en Tengo (1964), que recoge los poemas escritos en los cinco primeros años tras su regreso a Cuba.

 

Este poemario celebra el cambio político producido en la Isla y despliega las esperanzas cifradas en la Revolución Cubana. Sus estrofas encomian los primeros logros conseguidos por la revolución: la igualdad de negros y blancos en el plano social, los resultados de la alfabetización, las nuevas oportunidades abiertas para los sectores postergados (Urrutia 2006).

NOTAS:

(1) Todos los textos de los poemas proceden de N. Guillén, Summa poética, edición de Luis Íñigo Madrigal, salvo que se indique lo contrario.

 

BIBLIOGRAFÍA Y RECURSOS DE INTERNET:

Guillén, N. (1990): Summa poética, edición de Luis Íñigo Madrigal, Madrid, Cátedra.

Martínez Estrada, E. (2004): La poesía de Nicolás Guillén, Madrid, Pliegos.

URRUTIA, M. E., «Nicolás Guillén:Poesía en ritmo de son». Alpha. [online]. jul. 2006, no.22 [citado 31 Diciembre 2007], pp.199-208. Disponible en la World Wide Web: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22012006000100014&lng=es&nrm=iso>.

Sobre Bola de Nieve, consúltese <http://www.soycubano.com>

Tags: Nicolás Guillén, Bola de nieve, poesía cubana, poesía, literatura cubana, música cubana, música

Comentarios (4)  | Enviar
Comentarios
Eres uno de eso interesantes poetas frustrados????

:) muchas suerte iré poco sigiendo tu blog
Publicado por akira57
Martes, 01 de julio de 2008 | 20:30
Gracias por leerme, akira57. Respecto a tu pregunta, no me considero un poeta frustrado, ya que consigo escribir y publicar donde estoy a gusto y siempre de acuerdo con las posibilidades y medios de los que dispongo; además de leer cuanto quiero, lo que me llena de buen humor.

Si se anima a leer algunos poemas míos:

http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com/2007/03/manuel-guerrero.html
http://www.librodearena.com/manuelgc


Gracias, de nuevo, por leerme.
Saludos.
Manuel.
Publicado por antisanedrita
Martes, 01 de julio de 2008 | 22:38
Una maravilla Guillén,favorito entre otros. Muy buena la reseña, me recordaste volver a gustar de su poesía.
Un abrazo tanguero.
Rosaalegre
http://amerizando@blogspot.com
Publicado por Un_invitado
Miércoles, 07 de enero de 2009 | 19:09
Gracias a ti por su lectura. Este artículo pretende acercar la poesía de Guillén desde la música y, en especial, a los jóvenes que quieran descubrir la variedad de estilos poéticos y musicales, cómo se unen y qué tienen en común música y poesía.

Saludos.
Publicado por antisanedrita
Viernes, 09 de enero de 2009 | 17:20